ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

NUEVOS TIEMPOS NUEVOS DOCENTES


Enviado por   •  24 de Mayo de 2013  •  1.965 Palabras (8 Páginas)  •  629 Visitas

Página 1 de 8

NUEVOS TIEMPO, NUEVOS DOCENTES

JUAN CARLOS TEDESCO

EMILIO TENTI FANFANI

El rol tradicional de los docentes de la educación básica en América Latina, contiene una serie de tendencias que seria bueno analizar, dado que estas tendencias generales de cambio y transformación van relacionadas al oficio de enseñar, donde a la luz de ciertas evidencias relacionadas con cambios en diversas esferas de la vida social y sobre esta base desarrollar algunas líneas de propuestas acerca de las implicaciones que tienen los nuevos desafíos sobre la definición del rol del docente.

Dentro de las características deseables del nuevo docente, aparecerán cualidades relacionadas con el conocimiento y los valores que el docente debe poseer y desarrollar en los alumnos, agregando una serie de competencias relacionadas con el modo de facilitar o lograr los aprendizajes deseados; manejo de métodos de enseñanza relacionados con los contenidos, competencias relacionales que lo habiliten para interactuar con los alumnos, padres, colegas y miembros de la comunidad, el dominio de técnicas relacionadas con los avances más modernos de las tecnologías de la información y la comunicación, sus propias capacidades de aprendizaje y actualización permanente, sus competencias para la investigación y reflexión acerca de sus prácticas.

No puede hablarse de los docentes de hoy y del futuro mediato sin reconocer que se trata de una categoría social que tiene unalarga historia. El oficio del maestro tiene la misma edad que el estado capitalista.

Es obvio que los maestros de hoy son distintos a los maestros del momento constitutivo de Estado y de los sistemas educativos modernos, ya que parte de este pasado fundacional está todavía presente en la conciencia práctica e incluso en la conciencia reflexiva de los docentes de hoy.

Una visión importante tiene que ver con el sentido que tiene la educación escolar en e mundo que vivimos. La definición del “maestro ideal” no es independiente del sentido y función que se asignan a los sistemas escolares en sociedades latinoamericanas contemporáneas en cada etapa de su desarrollo.

El maestro se hace tal al ocupar un cargo en la escuela y al mismo tiempo “hace al cargo”. En el proceso histórico, la coherencia entre ambas dimensiones tendió a desaparecer. Hoy en día existen múltiples configuraciones del oficio de enseñar, pero más allá de las diferencias es preciso encontrar algunos factores sociales que favorecen la emergencia de diversos principios estructurados que organizan la construcción social de la docencia como actividad. Al hacerlo estaremos reconociendo cuáles son los principales conflictos y tensiones que están presentes en el campo de la política educativa latinoamericana en este nuevo milenio.

El periodo fundacional se caracteriza por una tensión muy particular entre dos paradigmas: el de la vocación y el apostolado vs. El

del oficio aprendido, la lucha entre estos dos polos que remiten a interese prácticos y a lógicas discursivas específicas, las representaciones relacionadas con la vocación y las cualidades morales del docente se explica por la función que se asigna al sistema educativo en el momento constitutivo del estado y la sociedad capitalista moderna.

La escuela del estado tenía por función construir esa nueva subjetividad que se le asignaba al ciudadano de la república moderna. La tarca del maestro era el resultado de una vocación, su tarea se asimila a un sacerdocio o apostolado y la escuela es el templo del saber.

También esta presente en las expectativas de vastos sectores de la sociedad, que distinguen al maestro del resto de las profesiones y oficios, precisamente por el peso especifico que se adjudica a este elemento tan tradicional, pero poderosos de la vocación relacionada con el apostolado y el sacerdocio.

La maduración del sistema de educación básica que acompaña el proceso de modernización de las sociedades occidentales tiende a una progresiva secularización del oficio del maestro.

La masificación de los puestos del maestro, la evaluación de los niveles de escolaridad media de la población, el deterioro del salario y las condiciones de trabajo y otros fenómenos conexos constituyen las bases materiales sobre la que se va a estructurando una representación de la docencia como un trabajo.

La homología tendencial en las

condiciones objetivas de trabajo y de vida entre maestros y trabajadores asalariados se expresa en el plano de la subjetividad colectiva como discurso de identificación y como toma de posición explícita a favor de los intereses del conjunto de la clase de trabajadores.

El antiprofesionalismo es una posición de lucha ya instalada en el campo del gremialismo docente argentino, posición que se renueva toda vez que desde l campo del estado se reitera proyectos de profesionalización del magisterio de educación general básica.

En la actualidad y pese a las radicales transformaciones acontecidas en todos los niveles básicos de la sociedades latinoamericanas, la lucha por la definición dominante del oficio todavía supone combinaciones variables de estos tres elementos: vocación-apostolado,, trabajo asalariado y profesionalidad.

El carácter profundamente relacional de la actividad docente, es decir, el hecho de que se despliega en una interacción cara a cara e intensiva maestro-alumno la convierte en una función directamente relacionada con la reproducción de la sociedad y por lo tanto le da un carácter casi sagrado.

La formación de nuevas generaciones tiene un contenido fuertemente ético-moral que constituye como una valla para el avance de cualquier proceso de nacionalización radical. No basta el dominio de competencias científico-técnicas específicas, ni un compromiso ético genérico. Por otro lado, el oficio docente está en las antípodas del trabajo autónomo. Por lo tanto el docente es, en la mayoría de los casos un funcionario asalariado, que trabaja en relación de dependencia y recibe un salario (y no honorarios).

Como tal es un trabajador que en muchos casos está sindicalizado y lucha colectivamente por la defensa y mejora de sus condiciones de trabajo.

Por último su condición de profesional deviene del hecho de que el desempeño de su actividad requiere el dominio de competencias racionales y técnicas que son exclusivas de su oficio y que se aprenden en tiempos y espacios determinados.De un modo esquemático, se podrían distinguir una serie de factores que operan como elementos transformadores del oficio docente que, en casi todos lo s casos,

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (12.9 Kb)  
Leer 7 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com