ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Al presentar este capítulo, en el libro Estrategias de Lecturas, Isabel Solé (1996) explica al lector que este título se debe a que en él hay de todo un poco, diferentes ideas relacionadas con las estrategias de lectura que no aborda en otros capítul


Enviado por   •  17 de Junio de 2017  •  Ensayos  •  2.038 Palabras (9 Páginas)  •  191 Visitas

Página 1 de 9

EL CAJÓN DE SASTRE

Al presentar este capítulo, en el libro Estrategias de Lecturas, Isabel Solé (1996) explica al lector que este título se debe a que en él hay de todo un poco, diferentes ideas relacionadas con las estrategias de lectura que no aborda en otros capítulos de su obra. Sugiere que las estrategias que menciona sean utilizadas de manera sistemática para relacionar lo que el lector ya sabe con lo que va aprendiendo de esta lectura.

LA ENSEÑANZA Y LA EVALUACIÓN DE LA LECTURA

La actividad de evaluar puede estar presente en distintos momentos del proceso enseñanza – aprendizaje, se puede mencionar la evaluación inicial, para saber con qué información previa a la lectura cuenta el alumno; la evaluación sumativa, para establecer el balance final de lo que el alumno ha aprendido y la evaluación formativa, que nos informa del proceso para intervenir en su progreso.

Estos tres tipos de evaluación son complementarios, se propone partir de donde el alumno se encuentra en términos de habilidad lectora, poner retos alcanzables e intervenir en el proceso para facilitar la ayuda necesaria. En ocasiones habrá que modificar los planes, sobre todo si la evaluación inicial muestra que el alumno no podrá realizar la tarea, esto nos lleva a un tipo de intervención y para ello se hace necesaria la evaluación formativa; evaluar continuamente el proceso, obteniendo la información pertinente para emitir un juicio y actuar acorde a las necesidades e intereses del alumno.

Se sugiere incluir actividades de “tarea compartida” en la que se requiere que el maestro sea receptivo y sensible al proceso para que ajuste su intervención para tal fin, se mencionan las siguientes condiciones:

  • Objetivos claros para la tarea lectora.
  • Poner en práctica secuencias didácticas con actividad de los alumnos y del maestro.
  • Organizar el aula con tareas diversificadas para que el maestro pueda observar a unos pocos alumnos a la vez.

Con respecto a la evaluación sumativa se recomienda utilizar las observaciones mencionadas en lugar de hacer un examen formal de lectura. Si el maestro requiere de un instrumento evaluador, es conveniente contrastar los resultados del examen con las otras evaluaciones.

ENSEÑAR Y EVALUAR: CRITERIOS PARA EVALUAR FORMATIVAMENTE

Los criterios propuestos por Colmer y Camps (1991) pueden ser descritos como a continuación se mencionan:

  • La actitud emocional del lector hacia el texto.
  • La adecuación de la lectura a los objetivos que se desean lograr.
  • La capacidad del alumno para utilizar los diferentes textos para investigar y obtener información.
  • Sobre el proceso de construcción del significado de lo que lee, incorporarlo a sus experiencias previas.
  • El grado en que el alumno controla su proceso de comprensión.
  • La capacidad de interpretar la lectura y explicarla.

Estos factores deberán influir en las decisiones del maestro para la intervención, adecuarla progresivamente para lograr un sentido global de la evaluación, en la que todos estos rasgos deberán ser valorados como un todo.

LAS SITUACIONES DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LA LECTURA

Las líneas directrices de una práctica educativa que conduzca al disfrute de la lectura y al uso de la misma como herramienta para la construcción del conocimiento no son un método, sino un marco de referencia para llevar al aprendizaje y la enseñanza dentro de un concepto constructivista. En el entendido de que cada nivel escolar es diferente, así lo serán también las estrategias a utilizar, en donde el maestro es indispensable para lograr la autonomía de los alumnos en sus aprendizajes en el futuro.

Es importante considerar que no es aconsejable esperar a que el alumno muestre madurez para asignarle el trabajo, sino ayudarlo a incrementar las posibilidades con las que cuenta para volverlo más competente y autónomo en sus aprendizajes, para que aprenda a utilizar la lectura como medio de instrucción y de disfrute; para esto se requiere de actividades específicas dirigidas a lograr este fin.

Entre las principales explicaciones de lo que significa aprender a leer se pueden destacar las siguientes:

  • Aprender a encontrar sentido e interés a la lectura.
  • Aprender a ser activo ante la lectura.
  • Leer comprensivamente es una condición necesaria para aprender de los textos escritos.
  • Se requiere que se enseñe a leer.
  • Exige la observación activa de los alumnos, así como de la intervención que el maestro hace.
  • Enseñar a leer significa compartir objetivos, tareas y significados.

LA ENSEÑANZA DE LA LECTURA, UNA CUESTIÓN DE EQUIPO

La enseñanza de la lectura representa un trabajo en equipo, ya que la concepción constructivista requiere de partir de lo que se tiene para ir avanzando en el contexto de las situaciones educativas que solo cada maestro que conoce a sus alumnos puede diseñar. Este trabajo en equipo depende en gran parte que las condiciones para el aprendizaje de la lectura estén presentes y del asesoramiento externo que se pueda tener para enriquecer el proceso.

ENSEÑAR A LEER A COMPRENDER

En este artículo Colomer y Camps (1990) analizan la evaluación formativa, los problemas de evaluar la lectura en la escuela, cuestionan la ayuda que los estudiantes reciben de manera individual, describen las pruebas y aclaran los criterios para evaluar la lectura, aquí un resumen de las principales ideas por subtítulos:

LA EVALUACIÓN FORMATIVA

Si por lectura se entendiese el dominar el proceso de decodificar las grafías la evaluación sería algo muy simple, en cambio si se refiere al intento de comprender un mensaje verbal con un propósito determinado entonces tenemos un problema; hay que identificar las habilidades que se requieren y hasta qué grado. Se trata de evaluar desde dos aspectos diferentes:

  1. El intento de medir objetivamente el nivel de conocimientos del alumno, dando un grado numérico en un grupo de pruebas de lectura.
  2. Una nueva concepción, en la que se entiende como un instrumento que puede ser integrado al proceso de enseñanza – aprendizaje, a la cual se le llama evaluación formativa.

En este nuevo concepto la evaluación deja de ser un instrumento en manos del maestro, para involucrar al alumno en su propio proceso, diversifica los instrumentos y elimina su connotación de documento de evidencia de las necesidades del alumno, para transformarse en una herramienta que delimite los logros y las áreas donde se puede apoyar al alumno.

PROBLEMAS DE LA ACTUAL EVALUACIÓN DE LA LECTURA EN LA ESCUELA.

En la actualidad, por lo general las pruebas se refieren a la velocidad lectora, siendo éste un instrumento que ofrece datos claros y objetivos, ya que muestra la cantidad de palabras por minuto que un alumno puede leer. Se acompaña esta evaluación con ejercicios que miden la comprensión lectora con cuestionarios que implican la memoria y también la velocidad de lectura silenciosa, siendo estos resultados dudosos de la verdadera capacidad.

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (13.2 Kb)   pdf (140 Kb)   docx (17.9 Kb)  
Leer 8 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com