ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Tragicomedia Mexicana Vol. 3


Enviado por   •  2 de Julio de 2014  •  5.807 Palabras (24 Páginas)  •  243 Visitas

Página 1 de 24

Resumen:

De la Madrid llegó al poder en una de las épocas más dificultosas del país, mucho debido a su antecesor José López Portillo, quien nacionalizó la banca tres meses antes de salir del poder tras dos sexenios de gastos descomunales. Como resultado, la inflación escaló a un promedio de 100% cada año, el empleo informal progresó a 20% entre 1983 y 1985 y hubo caídas substanciales en producción, sobre todo en industrias gubernamentales, ya para ahí entonces anticuadas, crecimiento del PIB fue erróneo con altibajos y empequeñeció el poder adquisitivo. Para resolver tales complicaciones, arrancó la Renovación Moral de la sociedad, confeccionó un Plan Global de Desarrollo, instauró a nivel constitucional un sistema de planeación democrática y más trascendental, instruyó con la apertura económica, la desregulación y descentralización así como la privatización de empresas estatales. Ante la rigurosa crisis económica se establecieron los Pactos de Crecimiento Económico con los diversos sectores sociales, mediante los cuales el gobierno subsidiaba parte de los precios de los productos básicos y los productores/distribuidores se comprometían a no aumentarlos. En enero de 1986, aprox. 3 años de negociaciones, México consigue ser aprobado al GATT, siendo el punto más enérgico de esta administración.

El otro personaje fue Jorge Díaz Serrano, el antiguo director de PEMEX destituido por López Portillo en 1981 por desacuerdos sobre la política de precios del petróleo. Díaz fue desaforado como senador y rescindió también en prisión por las ilegalidades cometidas en su encargo al frente del monopolio.

En materia internacional, de la Madrid, consideró una concentración en las problemáticas latinoamericanas, y más exactamente en los conflictos centroamericanos. Así, el presidente mexicano se convirtió en un actor clave del Grupo de Contadora, foro informal de concertación política fundado el 9 de enero de 1983 en esta isla panameña por los cancilleres de México, Colombia, Venezuela y Panamá; con el objetivo de promover una salida pacífica y negociaciones multilaterales para los conflictos de Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

El 19 de septiembre de 1985, un terremoto de 8.1 grados en la escala de Richter zarandeó la Ciudad de México, con una fuerte réplica el día 20. Los daños materiales fueron demoledores, y aunque los cálculos oficiales hablan de unos pocos miles de muertos (5 a 10 mil), la opinión pública consideró que la cifra podría haber rebasado los 800 000 . La reacción inicial del gobierno fue muy lenta e impropia, lo cual hizo que fuera la población la que tomara el liderazgo y la organización de las labores de rescate de víctimas y cuerpos de entre los escombros. Tanto las declaraciones del Presidente De la Madrid señalando que el país no requería ayuda extranjera para enfrentar la desdicha, como su decisión de no permitir que el Ejército colaborara con la población en las tareas de rescate durante las primeras horas posteriores al terremoto le valieron rígidas críticas a esta administración

A lo largo de 1987 se dio una recuperación de las exportaciones petroleras gracias al valor competitivo del peso y el sellado de importantes acuerdos crediticios con la banca internacional, se recuperó el precio del barril de crudo, así que las reservas de divisas elevó su nivel hasta el valor histórico de los 15.000 millones de dólares.

El 5 de octubre de 1987 la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) estalló ante el incontrolado proceso de ventas, perdiendo el 50% de su volumen de capitalización. El hecho concurrente con el crack de la Bolsa de Nueva York, sólo pudo ser parado con la apremiante entrada en las operaciones de compra de Nacional Fina Ante tales hechos el 15 de diciembre de 1987 de la Madrid suscribió un Pacto de Solidaridad Económica (PSE) con los actores sociales para consensuar las medidas de contingencia antiinflacionaria y repartir cargas de responsabilidad, pero el sindicalismo independiente eligió por las movilizaciones para protestar. Con de la Madrid se cerraba una época, pues el mandatario, a diferencia de sus predecesores, desistió a incrementar el presupuesto federal como fórmula para contener las presiones sociales. El presidente de la Madrid encomendó en su hombre de confianza la paternidad de una nueva política económica que principió las reformas más características de la década siguiente: la austeridad en el gasto público, con recortes en los programas y los subsidios sociales, la liberalización del comercio exterior y la diversificación de las exportaciones, la apertura a las inversiones foráneas, la reconversión industrial y la privatización de empresas del Estado.

El 4 de octubre de 1987 Salinas concluyó como secretario de Programación y Presupuesto al ser destapado, esto es, personalmente e inevitablemente seleccionado por de la Madrid como el candidato del oficialismo para las elecciones presidenciales de julio de 1988, imponiéndose sobre otros dirigentes que, se había engreído, contaban con buenas posibilidades de ser agraciados por el célebre procedimiento vertical del dedazo. Eran los casos de Alfredo del Mazo González, ex gobernador del estado de México y actualmente secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal, Manuel Barlett Díaz, secretario de Gobernación (Interior), y Ramón Aguirre Velásquez, jefe del Departamento (Gobierno) del Distrito Federal. De manera sencillamente ritual, el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), máxima instancia directiva del PRI, acordó la designación de Salinas.

Tan sólo días después del destape de Salinas se produjo el desmoronamiento de la bolsa mexicana y el arranque de una espiral inflacionista, forzando al equipo económico del Gobierno a amparar medidas de control y austeridad consistentes en el reajuste a la baja del tipo de cambio del peso, la congelación de salarios, tarifas y precios, y la reducción de la gigantesca plantilla federal de funcionarios. El año finalizó reconociendo una inflación promedio del 160%.

El impacto social de estas medidas de contingencia garrapateó las perspectivas electorales del PRI, confrontado ya con el acabamiento natural de un modelo político que se estaba mostrado inútil para responder a los retos de la economía global en ciernes y a las aspiraciones sociales de cambios profundos, y las de Salinas, tanto más cuanto que le salió un opositor de gran peso, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, el carismático hijo del respetado ex presidente Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940), recientemente defenestrado del PRI por demandar la democratización de las estructuras del partido y subido a la lid presidencial con el respaldo de una coalición de fuerzas progresistas e izquierdistas llamada Frente Democrático

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (37.2 Kb)  
Leer 23 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com