ClubEnsayos.com - Ensayos de Calidad, Tareas y Monografias
Buscar

Estructura Del Grupo


Enviado por   •  25 de Mayo de 2013  •  5.179 Palabras (21 Páginas)  •  324 Visitas

Página 1 de 21

La palabra religión viene de relegere («leer» o «seguir juntos», así como «legible» y/o «inteligente») o, mucho más probable y generalmente aceptado, de relegare (“volver a atar”). Por tanto por una persona religiosa se entiende un monje atado por sus votos. Ligamento y ligadura también provienen de esta raíz. Para los romanos, esto significaba estar atado, quedarse conectado con costumbres y creencias ancestrales, o una especie de lealtad. Para los cristianos, la palabra inicialmente significó estar ligado o unido a Dios.

La palabra árabe correspondiente es din, la cual literalmente significa obediencia, estar en deuda, restituir los derechos de alguien, adoptar un hábito, forzar, pedirle cuentas a alguien, administrar, recompensar o castigar, servir, prestar, etcétera. Los teólogos musulmanes describen din como el conjunto de los principios revelados por Dios a través de Sus Profetas y Mensajeros, y la práctica que la humanidad debería seguir por su propia voluntad para lograr la felicidad en ambos mundos.

El concepto de religión puede ser observado desde dos perspectivas: la humana o la Divina. Los seguidores de las religiones monoteístas consideran la religión como principios, valores y mandamientos revelados por Dios, de modo que no se remiten a la humanidad para explicar el origen de la religión. Por el contrario, occidentales modernos y gentes occidentalizadas bajo la influencia del materialismo científico afirman que la humanidad ha creado la religión, y utilizan la antropología, la sociología y la psicología para explicarla.

El pensamiento occidental favorece el materialismo

Lamentablemente, las actitudes imperantes entre muchos occidentales e intelectuales occidentalizados de oriente les impiden considerar el Islam como religión revelada. Como resultado, por lo general entienden la religión por analogía con el Cristianismo actual. El Corán afirma que Jesús vino para restaurar las leyes de la Tora, a excepción de hacer ilícitas algunas cosas lícitas:

"Y he venido a confirmar la verdad de lo que aún queda de la Tora y a haceros lícitas algunas de las cosas que antes os estaban prohibidas. Y he venido a traeros un mensaje de vuestro Sustentador; sed, pues, conscientes de Dios y obedecedme". (Corán 3: 50)

El Nuevo Testamento también declara:

“No penséis que he venido para abolir la Ley (de Moisés la Sociedad Bíblica Americana) y las enseñanzas de los Profetas. No he venido para abolirlas, sino para cumplirlas (Gideons International) para dar cumplimiento a sus enseñanzas (Sociedad Bíblica Americana); completarlas o perfeccionarlas (Sociedad Bíblica, edición en lengua turca)”. (Mateo, 5:17)

A pesar de esto, San Pablo basó su misión en la separación del mensaje de Jesús de su conexión y origen en la Ley Mosaica del Judaísmo, algo equivalente a separar la piel de una persona de su cuerpo. Esto preparó el terreno para la alianza del Cristianismo con las leyes y los ritos romanos, centrándose en el Reino de Dios en el más allá, y relegando la naturaleza y las cosas de este mundo a un plano inferior (y finalmente secular). Esta es una de las causas por las cuales el pensamiento moderno occidental favorece el materialismo y rechaza el origen Divino de la religión.

Perspectivas occidentales respecto a la religión

De acuerdo con los postulados del pensamiento moderno occidental surgido en el siglo diecinueve –influyente en círculos científicos, incluso en el mundo islámico durante el siglo veinte-, la humanidad se mueve continua e irreversiblemente hacia lo mejor. Durante este «progreso», ha pasado por ciertas etapas de desarrollo intelectual y civilizacional. Los antropólogos se han centrado en la teoría de la evolución de la religión, llegando a diferentes conclusiones. Frazer buscó su origen en la magia, Taylor en el animismo, Schmidt en el monoteísmo original, y otros en el pre-animismo, el totemismo, el fetichismo o el politeísmo. Los antropólogos posteriores se centraron en el papel de la religión en la sociedad, más que en su origen. Mientras los antropólogos sociales consideraron la religión como una parte de la sociedad y se centraron en estudios específicos de tribus concretas o en el análisis de mitos, símbolos y rituales, los antropólogos culturales vieron la religión como un conjunto de creencias, ritos e instituciones.

Para ilustrar las diferencias de opinión que surgen entre aquellos que, ya sea por ignorancia u otras limitaciones, ofrecen su definición de un mismo tema, Rumi realizó esta analogía: «Algunos ciegos encuentran un elefante y, después de tocar las diferentes partes de su cuerpo, afirman que esto es una columna pesada y gruesa, un tubo flexible y duro, etcétera». Esto es justo lo que han logrado en Occidente aquellos que han intentado explicar el origen de la religión. Igual que los antropólogos llegan a diferentes conclusiones, los sociólogos proponen diferentes opiniones sobre el origen de la religión.

La sociología de la religión encontró a sus más destacados analistas en Durkheim y Weber. El primero puso el énfasis en las funciones sociales de la religión como un factor estabilizador, creado por la sociedad para expresar sus ideales y cohesionarse. Weber, más dinámico y positivo, vio el lado profético de la religión como un instrumento para formar y cambiar la sociedad, e indagó qué aspectos de las actitudes religiosas occidentales o de la cultura occidental determinaron el surgimiento del capitalismo. Otros sociólogos se centraron en el estudio de grupos religiosos e instituciones concretas.

La psicología de la religión se centra en el individuo y su experiencia religiosa. Un exponente principal de esta corriente es James, quien describió la religiosidad de mente sana y del alma enferma; la religión del una vez nacido y la del dos veces nacido; y la base psicológica de la oración, la meditación, el misticismo y la conversión. Freud fundamentó sus investigaciones en las teorías de la sexualidad infantil, una línea en la que continuó a pesar de la oposición de sus amigos, pacientes y colegas médicos. Acentuó la importancia de las experiencias sexuales de la niñez, consideró la religión como ilusiones (o desilusiones) y proyecciones necesarias, y sostuvo que los sueños, como la neurosis, eran manifestaciones ocultas de deseos sexuales reprimidos.

Estudios más recientes se han centrado en las diferencias entre instituciones o personas religiosas, el grado de madurez de la creencia religiosa, las potencialidades espirituales de la naturaleza humana, y las etapas del desarrollo religioso en niños y adultos.

El denominador común en el análisis «científico» occidental de la religión es que

...

Descargar como (para miembros actualizados)  txt (33.9 Kb)  
Leer 20 páginas más »
Disponible sólo en Clubensayos.com